viernes, 17 de agosto de 2012

Montubias aventuras en la Costa Blanca.


Opino que, cuando se es montubio por naturaleza no hay nada que hacer!... llevamos incorporado como por genética un “je-ne-se-quoi” que nos hace propensos a un sinfin de curiosas situaciones, aquí tres que merecen ser reconocidas: 
A) Quedarnos con la bocasa abierta cuando vemos algo bonito 
B) Ser expertos en meter las patas con ganas –hacer burradas por doquier- 
C) Que nos caigan una sarta de imprevistos… que ni para qué esforzarse con la pregunta: ¿por qué a mi? (este último caso se verá más claro en mi publicación Montubia en París). 
Como si no estuviéramos lo suficientemente fundidos… resulta que para curar (lo montubio) no existe ningún remedio!... la primera y segunda de las situaciones no se arreglan ni con la elite de especialistas en Etiqueta del palacio de Buckingham, y la tercera ni aunque tengamos una pradera con tréboles de 4 hojas, o nademos 777 largos en una piscina olímpica llenecita con ruda y agua bendita!
Julio del 2010 una de mis brujas me designó madrina de su pequeña (con lo expuesto en el primer párrafo, adicionado a conocerme desde que teníamos 12 años… no entiendo por qué ella decidió tal cosa; juro que seguiré eternamente intrigada!) nuestra piojita se bautizaría en España (pueblo de Benissa), por lo cual había que pedir visa (pusimos cara de seres decentes y nos la dieron!), desempolvar la alforja y chapar avión rumbo a la madre patria! (obviooo.. Rabito incluido! imposible no hacer honor a su alias!).
Este relato va desde nuestra llegada a Valencia, hasta nuestra semana de estadía en Benissa. Seguirán en otra(s) publicación(es): París y Barcelona (sugiero no perdérselas, ahí tengo “demasiado” material)
Avión Madrid-Valencia: Iba yo con la misma cantaleta con que traía atormentado a Rabito desde hacía varias semanas: “¡¡¡Por tu cara de terruco nos van a parar en el aeropuerto! y nos van a revisar hasta los dientes!!!” Como sucede algunas veces, Rabito pacientemente muy callado me miraba (nunca imaginé que estaba maquinando un plan).lmlm bastante material)para cera de susto y con mi pasaportito peruano en . Aterrizamos en Valencia, pasamos migraciones y yo seguía  (tremendamente MONTUBIA) con mi pasaportito peruano en la mano y la cara de susto encima! Una clara expresión de: “REVISENME QUE SOY INOCENTE”; el astuto Rabit vio que más de medio aeropuerto tenían la misma pinta (cara) de terrucos que él y tuvo la genialidad de guardar su pasaporte en el bolsillo y pasar saludando como Pedro por su casa: (acento de español andaluz incluído!!!) “buenashhh, buenashhh” me quedé paralizada ante el espectáculo que estaba haciendo mi (español?) marido!, mientras seguía con la boca abierta y mi pasaporte perucho en la mano, además el pasaporte levantadito mostrándolo como a la altura de mi cuello. Me preguntan: “y uhté.. de ónde vieneee” se me oye una vocesita mínima: “Perú ….Zazzzz!… ya la había jodido toda!!... casi casi salí lanzada contra la pared, a revisarme íntegra, desde el adn de mis dientes, hasta debajo de la mugre de mis uñas!, abrieron mis maletas y revisaron creo que hasta la tinta de mi lapicero! Qué tíos para más mala leches! Jijuelaguayaba Rabito.. muy contento me hacía adiosito desde el otro lado de la sala y podía ver sus hombros moverse agitados por el ataque de risa como la de ese dibujo animado .. el perro “pulgoso”.
Gran reencuentro y apachurres felicísimos con la bruja, quien nos recogió de Valencia y nos llevó a la soñada Benissa.
Benissa: Fascinación mía en saludos reeencuentros y temas familiares de mi bruja y sus adjuntos, que no puedo (por privacidad ajena) exponer demasiado. El pueblecito, ya en sí mismo es todo un espectáculo, mágico y hermoso! (tiene un no-se-que preciosísimo, adicionado a tener cierto aire a Catacaos-Piura) …eso sí… paisajes de ensueño… montañas verdes con casas fascinantes salpicadas por todos lados...

esa belleza al pie de un mar tan cristalino como el mismo caribe! zona de yates, de restaurantes, de tiendecitas pintorescas.. no existe rincón feo en ese lugar!. Con el pasar de los días recibimos a toda su familia (Resultaron entre 15 y 20 aproximadamente, lo curioso es que llegaban de distintos lados del globo terráqueo), la iglesia donde se hizo el bautizo es como de cuento! y la ceremonia de lo más sui generis, las 2/3 partes de los invitados no entendieron ni papas de lo que el padre habló (sacerdote español, familia política anglo-parlante).

Esos días nos llevaron a conocer algunos lugares cercanos, entre ellos una playita preciosa y fenomenal en Moraira (al costado de Benissa), pero lo impactante de la playa fue que estaban.. tomando sol y bañándose en el mar.. montones de señoras de “figurita” inquietantemente caótica, quienes al parecer no se habían dado cuenta de esto último, pues andaban muy panchas (cómodas) en topless! mi primera reacción fue caer en shock! pero después del susto inicial y de las mil muecas de Rabito indicándome que cambie la expresión en mi cara, llegó mi fase de agradecimiento a Diosito y a todo el Cosmos por la decencia de mi tankini, la verdad es que durante una fracción de segundo pasó por mi cabeza el creerme peligrosamente capaz de quitarme todo y quedarme en cueros.. (¡TRANQUILOS!.. ¡no lo hice!) es que, así como se lee (sin exagerar) en sincero y objetivo análisis, si me comparo con esas tías de la playa, concluyo que me asemejo muchísimo más a Gisele Bundchen que a ellas!! También veraneaban unos tíos que de Adonis no tenían ni las pestañas, pero andaban re-felices con trajes de baño estilo tanga olímpica.. solo que en el caso de ellos, (aún con sus micro trajes) al menos sus zonas privadas estaban cubiertas.. fiuuu!. Nota al lector: A quien tenga baja autoestima o padezca algún tipo de complejo, le recomiendo como muy efectiva terapia ir un día de verano por esos lares y sentarse a observar a los bañistas! (Querida amiga K finlandesa, ya voy entendiendo por qué te encanta veranear en España! …Es un buen lugar para quitarse el remordimiento de conciencia por no ir al gym!)
En esa misma playa)obre﷽﷽﷽﷽﷽ncargamos de mantener siempre la buena sazesa estar hay un restaurante donde los encargados de atender en el mostrador son unos muchachitos de ojos espectaculares, lo que me hizo imposible dejar de ir a comprarles cañas (cervezas).
Nota aclaratoria: Rabit dejó de ser celoso cuando se dio cuenta que (sin consecuencias) él podía aplicar desde el solapasa reojo, hasta ocasionarse una torticolis por voltear su pescuezo para observar cualquier chica guapa en el horizonte, no hay problema!, (sobre las chicocas regias podemos comentar… tanto su admiración al monumento, como mi envidia infartante! -y viceversa-) nuestra sana política es: el menú se puede mirar, el tema es que.. siempre en nuestra mesa acabará servido el mismo plato! Volvamos a la playa, el restaurante, los chicos de ojos impactantes y las cervezas o cañas… había algo preocupante ese día respecto a las N cañas que TUVE que comprarles a los ojos, y era que.. como madrina del bautizo, esa misma tarde debía ir a entrevistarme con el sacerdote de la iglesia!
Camino a la casa hicimos un paseo por la zona; las cañas (y la bruja… que por lo general me incentiva a regresar a los 12 años!) me obligaron a trepar bancas para hacer poses de escultura, correr –en bajada- por las veredas hiper-empinadas y pararnos peligrosamente al borde de algún acantilado; gracias a mis ángeles no me desmadré en ninguna de esas animaladas!

Volvimos a casa para bañarme, cambiarme y zamparme todo un frasco de colonia, más otro de Listerine; adicionalmente a ello fui a la iglesia con la boca abarrotada de chicles de menta, le contesté al padre con muchas señas más unos pocos monosílabos y (fiiuuuu!!!) pasé la entrevista! menos mal, porque si (producto/culpa de esas cañas) el padrecito se hubiera opuesto a mi candidatura como madrina.. en ese exacto minuto la bruja me mandaba de vuelta al Perú (posiblemente nadando) y de seguro ahí se terminaba nuestra hermandad!
Pudimos un día conocer Alicante, (bruja debía recoger temprano en ese aeropuerto a algunos miembros de la familia y nuevamente ir por otros en la tarde, así que re-buena gente.. por la mañana nos dejó y luego en la tarde nos recogió), almorzamos ahí y anduvimos de paseo con una pareja de amigos con quienes habíamos acordado encontrarnos.

Otro día en (supuesto) plan relajado, Rabito y yo decidimos salir a explorar la zona …caminando! olvidamos que todas las calles eran de subida o bajada (según desde dónde se mire)… y para complicarnos el asunto, la casa de mi bruja está en una de las calles más altas; cuando recién salimos.. una maravilla… toditito para abajo… foto pa´quí, foto pa´llá, qué bonitos paisajes, qué lindas callecitas, qué mar precioso y lararín lararán como jugando llegamos (de bajadita) hasta una playa… 2 horas mas tarde.. PARA VOLVERRR… JAAA…!…. tooodo el camino era de SUBIDA!! Paramos cada 1/8 de cuadra, pusimos 4x4 a nuestras piernecitas, nos fuimos empujando el uno al otro o entre uno y otro respiro darnos ánimo … pero ni con todo eso evitamos llegar a la casa sin una sola partícula de aire y con sólo 1/3 de nuestros pulmones! media hora después de haber llegado (a las escaleras de la casa) …recién pudimos subirlas para entrar! Nunca… lo juro.. NUNCA más seremos exploradores!
El día del bautizo fue espectacular y demasiado emotivo, me convertí en orgullosísima madrina por segunda vez en mi vida, la primera la entiendo no le quedaba mas remedio a la madre de la criatura, pues soy su única hermana, pero esto de que me haya elegido la bruja… insisto que raya en lo incomprensible! El día del bautizo no pudo ser más perfecto pues de remate terminó esa noche con la emoción de la final del mundial de fútbol, donde precisamente España campeonó! Podrán imaginar el laberinto que se desató en toda España, incluida la casa de la bruja, donde no había ni un solo español, pero todos los chicos (peruanos e ingleses)  gritaron, se abrazaron y se emocionaron.. cual si fueran los mismísimos novios de Piqué!!
Día siguiente, 6am (N personas por todos lados AUN celebran haber campeonado) nosotros en el taxi, con Paco (Posh hombre!... Que esh eshpañol, cómo mash iba a llamarze e tío!!) quien va sorteando con destreza los carros de los que, celebrando, van haciendo zig zag por la carretera; vamos en dirección al aeropuerto de Alicante… París nos espera…

2 comentarios:

  1. jajaja siempre me arrancas una sonrisa con tus relatos... creo que debo ir a esa playa. Yo soy padrino 4 veces, creo que estoy dando la impresión de tener dinero o de ser buena gente.
    Como habrá estado "Rabito" mirando en la playa jajajja.

    ResponderEliminar
  2. Pues Rabito no fue muy feliz en aquella playa las tias con topless estaban como para taparse los ojos de puro miedo!!! ;) Saludos Marcelo y Gracias por tus geniales comentarios. Tu blog y tus relatos tambien me encantan :)

    ResponderEliminar